(I) #Innovación y #creatividad, las claves para crecer y #emprender

creatividad-innovar-emprender-chicandholic

Probablemente todos en nuestros ratos libres nos preguntemos este tipo de cosas… Lo cierto es que hace unas semanas surgió el tema en casa de mis suegros y habiendo dos futuras publicistas allí, normal que nos fuéramos por las ramas. Por eso a lo largo de diferentes post iré desarrollando la relación entre innovación y creatividad y crecer y emprender.

Desde que el hombre es hombre hemos hecho miles de manifestaciones artísticas en todas sus vertientes (música, literatura, arquitectura, pintura, escultura…) que acompañaban rituales, ceremonias o incluso cacerías. Hemos visto desde la técnica de imprimación, soplando pigmentos naturales, a grandes obras maestras de nuestro siglo. Y no es porque de repente un día a un señor se le pose un pájaro en la cabeza y le diga “oye, ahí tienes un par de rocas, ¿por qué no esculpes algo bonito?” Todo tiene su origen y su explicación:

creatividad-infantil-chicandholic

No soy ninguna erudita, y mucho menos psicóloga infantil, pero sí sé, y es un hecho, que desde la prehistoria y a muy temprana edad nos ha surgido la necesidad de manifestarnos: de este modo, igual que un niño de cuatro años coge un rotulador por casualidad y comienza a garabatearlo todo, también ocurría ya en las antiguas cavernas. Pero he aquí una  duda que nos planteamos: Cada época es diferente, el ritmo y el estilo de vida son diferentes, por lo tanto hay costumbres diferentes y educación diferente… ¿Es posible que un niño con cuatro años en la prehistoria tuviera ya esa necesidad de garabatear paredes? En realidad sí. Sí, pero no con la misma madurez con la que lo hacen los niños hoy en día, y esto es por el simple hecho de la diferencia en la esperanza de vida y la educación que ellos tenían. El niño prehistórico maduraba antes porque los adultos no alcanzaban mucha edad al fallecer, y su educación se basaba simplemente en la supervivencia, por lo que probablemente no fueran simples garabatos infantiles, sino que desarrollaran antes capacidades creativas y comunicativas y sus garabatos tuvieran algún significado mágico o estratégico.

Pero ¿cómo surge la creatividad? Podríamos resumirlo en dos palabras: comunicación y supervivencia. El instinto de supervivencia hace que tengamos la necesidad de manifestarnos de diferentes maneras: cogiendo un palo ante un animal con disposición de atacar, explicar a futuras generaciones lo que hemos vivido a través de escritos o pinturas, realizando rituales mágicos para ahuyentar malos augurios o tener éxito en la próxima caza… Pura comunicación. Pero lo cierto es que a la creatividad se le ha relacionado con deidades divinas y dones mágicos, incluso con sustancias que la propician (y probablemente también la atrofien…) y algunos entendidos y doctores afirman que todos los seres humanos tenemos cierta dosis de creatividad, sólo que algunos la desarrollamos más que otros y en diferentes áreas, y todo tiene que ver con qué zona del cerebro esté relacionada y tenga mayor actividad, de hecho, también afirman que la alimentación y el coeficiente intelectual influyen en esta capacidad.

creatividad-chicandholic

Por tanto, y volviendo al hilo de la prehistoria y los niños pequeños (como referencia de que toda creatividad innata se puede trabajar y estimular a lo largo de la vida) podemos decir que detrás de todos esos impulsos y necesidades de manifestarnos hay además una intención clara de comunicación que se ve propiciada por esta capacidad que todos tenemos.

Así que asumiendo todo lo anterior, cabe aquí recalcar que la supervivencia nos lleva a la manifestación, y la manifestación a la comunicación, y ésta a la creatividad, que a su vez es una forma de crecer, puesto que trabajando la creatividad llegamos a innovar nuevas formas de manifestación y comunicación que nos vuelven a impulsar a crecer… y la suma de todas estas experiencias es lo que nos lleva a  emprender.

Pero todos esto de innovar y emprender vendrá más adelante…

Adelanto que innovar, según la Real Academia Española  es:

(Del lat. innovāre) 1. tr. Mudar o alterar algo, introduciendo novedades.

¡Así que ya tenéis algo sobre lo que reflexionar hasta el próximo post sobre innovación!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s